Warning: include(language/lang-spanish.php) [function.include]: failed to open stream: Permission denied in /home/geodental/data/www/geodental.net/mainfile.php on line 177

Warning: include() [function.include]: Failed opening 'language/lang-spanish.php' for inclusion (include_path='.:/usr/local/share/pear') in /home/geodental/data/www/geodental.net/mainfile.php on line 177
Geodental - Manejo de la mordida profunda
_WELCOMETO Geodental
 
Contenido Científico
Especialidades
Bioética
Cirugía Bucal
Conservadora
Cuidados Especiales
Endodoncia
Estética
Gerodontología
Higiene Bucodental
Implantología
Legal y Forense
Materiales
Marketing y Gestión
Maxilofacial
Medicina Bucal
Oclusión y ATM
Odontopediatría
Ortodoncia
Periodoncia
Preventiva y Social
Prótesis
Radiología
Técnica Protésica
Publicaciones
Agenda
Nuestro Sector
Institucional
Recursos
Foros y Listas
Debate profesional
Opiniones

Listas de correo
Foro privado AIIP
Campus GOUM
Tablón de anuncios
Comprar
Vender
Contactos
Traspasos
Bolsa de trabajo
Busca trabajo de...
Ofrece trabajo de...
Ayuda
Soporte
Manual de usuario
 Inicio    •    Librería    •    Top    •    Autores    •    Instrucciones para publicar    •    Registrarse
Identificarse  
GEOBUSCADOR  
0
 

 
 
Ir a versión para imprimir Recomendar este artículo a un conocido Valorar el artículo Opinar sobre el artículo


Manejo de la mordida profunda
 
¿Qué características presenta? ¿Cómo se clasifica? ¿Cuál es el plan de tratamiento a seguir? A continuación, se presentan las respuestas del CEOB a estas y otras preguntas.


Introducción
 
La influencia del crecimiento mandibular en el desarrollo de la mordida profunda o abierta, antes, durante y después del tratamiento de ortodoncia, ha sido objeto de numerosas investigaciones por más de 40 años. Ha intentado predecirse un número de diagnósticos para la rotación anormal en el desarrollo y crecimiento dentoesqueletal, especialmente en la mandíbula (9).

La característica en este tipo de pacientes es que van a tener diferentes manifestaciones faciales y oclusales, representadas por una discrepancia vertical y sagital de la relación de ambas arcadas tanto superior como inferior. Normalmente, los pacientes son clase II, y presentan un incremento del resalte dentario en el cual las piezas superiores cubren la mayor parte de los inferiores y, en algunos casos, su totalidad (4).

La mordida profunda también predispone al paciente a la enfermedad periodontal, debido a la masticación incorrecta, la tensión excesiva, el trauma, los problemas funcionales y el bruxismo (8).

Al tratar una mordida profunda, el clínico no debe preocuparse únicamente por la dimensión vertical. También debe considerar la relación sagital y la dirección y magnitud del crecimiento que previsiblemente experimentará el paciente (2).

Existe actualmente gran controversia acerca de los efectos de la extracción de los premolares en la dimensión vertical. Viazis considera contraindicada la terapia con extracciones en un paciente con mordida profunda, ya que los dientes remanentes se moverían hacia lingual y profundizarían la mordida (16).

 
Consideraciones etiológicas
 
La sobremordida puede diferenciarse en congénita y adquirida.

Se han descrito dos subtipos de mordida profunda congénita (2):

 
La sobremordida profunda esquelética, con un patrón de crecimiento horizontal.
La sobremordida profunda dentoalveolar, producida por una supraoclusión de los incisivos.
 
La sobremordida profunda adquirida puede deberse a los siguientes factores:
 
El empuje o la postura lateral de la lengua puede producir generalmente una mordida profunda adquirida (2).
La pérdida prematura de los molares deciduos, o de los dientes posteriores permanentes, puede generar una mordida profunda secundaria adquirida (2).
El desgaste de superficie oclusal o la abrasión dental pueden producir una mordida profunda secundaria adquirida.
 
Características morfológicas de la sobremordida profunda
 
La mordida profunda puede localizarse en las zonas dentoalveolar o esquelética. El tratamiento dependerá de la zona afectada (2).

La sobremordida profunda dentoalveolar se caracteriza por la infraoclusión de los molares y la supraoclusión de los incisivos. 

La sobremordida profunda dentoalveolar producida por la infraoclusión de los molares, produce las siguientes características:
 
Los molares han erupcionado parcialmente.
El espacio interoclusal es amplio.
La lengua ocupa una posición ladeada y empuja hacia ese lado.
Las distancias entre los planos basales de ambos maxilares y el plano oclusal son cortas (2).
 
La sobremordida profunda dentoalveolar producida por la sobreerupción de los incisivos presenta las siguientes características:
 
Los bordes incisales de los incisivos sobrepasan el plano oclusal.
Los molares han erupcionado completamente.
La curva de Spee es excesiva.
El espacio interoclusal es reducido (2).
 
La sobremordida profunda esquelética se caracteriza por un factor de crecimiento horizontal. La altura facial anterior es reducida, especialmente a nivel del tercio inferior, mientras que la altura facial posterior es excesiva (2).

Las mordidas profundas asociadas con maloclusiones dentarias no altera el perfil, sólo las de origen esquelético. 

El perfil de estos pacientes tiene la tendencia a ser cóncavo, sobresale la eminencia mentoniana y existe retrusión labial (4).

Generalmente, este tipo de pacientes tiene una disminución del tercio inferior, su tipo de crecimiento es horizontal o hipodivergente. Otra de las características que presenta generalmente es un patrón facial dolicocefálico y tonicidad muscular aumentada (4).
 
Análisis funcional
 
Este tipo de maloclusión condiciona a una patología traumática en la edad adulta. La presencia de la sobremordida sobrecarga las fuerzas oclusales en zonas específicas, con grave riesgo para la integridad periodontal por el sobrecierre vertical y la limitación de los movimientos de lateralidad. El paciente es más susceptible a una patología de ATM (5).
 
Diagnóstico y planificación del tratamiento
 
Las mordidas profundas anteriores en la dentición primaria son bastantes frecuentes, pero es raro que se traten. Pueden asociarse con la presencia de maloclusiones clase II en vías de desarrollo. 

Las decisiones de tratamiento se posponen generalmente hasta la dentición mixta. 

Las indicaciones para el tratamiento en la dentición primaria incluyen el choque con la mucosa palatina, el desgaste excesivo y los dolores de cabeza (3).

La corrección de la mordida profunda puede evaluar alguna combinación de movimientos dentales (10):

 
Extrusión de dientes posteriores.
Verticalización de dientes posteriores.
Aumento de la inclinación de dientes anteriores.
Intrusión de dientes anteriores.
 
El tratamiento para levantar la mordida en una maloclusión clase II división 2 tiene las siguientes características morfológicas: exhibe una retroinclinación de los incisivos superiores; combinada con una mordida profunda, y cuando se corrija la retroinclinación de los incisivos y la mordida profunda, la mandíbula se moverá hacia delante, lo que simplifica la corrección ortodóntica de la distoclusión (11).

Los brackets colocados en los incisivos inferiores se desprenden con frecuencia en casos de mordida profunda (12). 

Los procedimientos para abrir la mordida se instituyen con frecuencia en las etapas tempranas del tratamiento, para maximizar la cooperación del paciente y permitir los movimientos dentales anteroposteriores, que podrían obstaculizarse por la mordida profunda. 

Si se espera a que se abra la mordida para poder adherir los brackets del arco inferior, pueden pederse varios meses del progreso potencial. 

En muchos casos, los ortodoncistas eligen planos de mordida removibles. 

El tratamiento exitoso dependerá del uso del plano por tiempo completo (13, 14). Desafortunadamente, un número significativo de pacientes no cooperan completamente y usan los aparatos sólo por un tiempo, los pierden, o los rompen cuando los tienen fuera de boca (13, 14, 15).

 
Tratamiento
 
Al tratar una mordida profunda, el clínico no debe preocuparse únicamente por la dimensión vertical. También debe considerar la relación sagital, la dirección y la magnitud del crecimiento que previsiblemente experimentará el paciente (2).

Cuando se tiene un paciente con mordida profunda, puede escogerse, entre otras alternativas, el colocar un plano anterior de mordida removible (bite plane), si el paciente está en etapa de recambio dentario, para favorecer la extrusión del segmento posterior, mantener el contacto de los dientes incisivos inferiores, evitar que éstos se extruyan, nivelar de esta forma la curva de Spee, abrir la mordida y aumentar el tercio inferior (1).

El tiempo de uso de este aparato va de 3-6 meses. En este tiempo ya debe haberse obtenido una extrusión pasiva del segmento posteroinferior, el cual debe estar libre de todo tipo de aparatos (1). 

Para este tipo de problemas, se recomienda más el uso de esta clase de aparatos que el de pistas planas simples, ya que es un dispositivo monomaxilar y mantiene siempre el contacto incisivo, impidiendo su sobreerupción (1).

En pacientes con dentición permanente y mordida profunda, una curva de Spee pronunciada y con rotación anterior de la mandíbula, puede optarse por una combinación de aparatos fijos y removibles; estos últimos pueden ser una placa superior con plano de mordida anterior o placas planas para desocluir los dientes posteriores. 

Mediante el uso de elásticos bimaxilares, se fuerza una sobreerupción de los dientes posteriores y, de esta manera, se nivela la curva de Spee, se aumenta la altura del tercio inferior de la cara y se disminuye la profundidad de la mordida (1).

Otra alternativa para abrir la mordida anterior en dentición permanente es el colocar los brackets de los incisivos superiores 1 mm hacia incisal y los posteriores 1 mm hacia gingival, en combinación con el uso de alambres de NiTi recto, curvas en superior y curvas inversas en inferior.

 
Retención
 
Los resultados de muchos estudios relativos a la estabilidad de la corrección de la mordida profunda muestran una disminución del overbite durante el tratamiento, seguido por un aumento de éste después de quitar los aparatos (7).

La corrección de la sobremordida profunda es una parte rutinaria del tratamiento ortodóntico, por consiguiente, la mayoría de los pacientes requieren control de la posición vertical de los incisivos durante la retención (6). Esto se consigue utilizando un retenedor superior removible, fabricado de tal modo que los incisivos inferiores se topen con la placa base del retenedor si empiezan a deslizarse verticalmente por detrás de los incisivos inferiores. En otras palabras, se trata de incorporar al retenedor una placa de mordida (bite plane) para que los incisivos inferiores se topen con ella si la mordida empieza a profundizarse (6).
 
Conclusiones
 
La corrección de la mordida profunda requiere poner un cuidado en el diagnóstico y el plan de tratamiento, y, sobre todo, tener un interés en conocer las manifestaciones que presenta este tipo de maloclusión, ya que son las que mayor daño puede causar a la ATM. Además, hay que tratarla lo más pronto posible durante el período de desarrollo del paciente (4).
 

Se recomienda la lectura de Mordida profunda: a propósito de un caso.



28 de febrero de 2005

Dra. Karla María Isabel Rodríguez Muñiz
Residente de la Especialidad en Ortodoncia del CEOB
karlita_romu@hotmail.com

Dr. Osvaldo A. Morales Cázares
Residente de la Especialidad en Ortodoncia del CEOB
osvaldomorales21@hotmail.com

Dr. Esequiel Eduardo Rodríguez Yáñez
Coordinador del CEOB
Ortodoncista
erodrigz@hotmail.com

Dr. Rogelio Casasa Araujo
Director del CEOB
Ortodoncista

 

Centro de Estudios de Ortodoncia del Bajío

 
1. Quirós Alvarez OJ. Ortodoncia nueva generación. Latinoamérica: Actualidades Médico Odontológicas; página 290.

2. Graber MT, Rakosi T, Petrovic GA. Ortopedia dentofacial con aparatos funcionales. 2.ª ed. Harcourt; página 461.

3. Bishara ES. Ortodoncia. Mc Graw-Hill Interamericana; página 274.

4. Surenden KN. Growth patterns in subjects with long and short faces. AJODO 1990; 247-258.

5. Mc Dowell EH, Baker IM. Skeletodental adaptations in deep bite correction. AJODO 1991; 370-375.

6. Proffit WR. Ortodoncia: teoría y práctica. Mosby / Doyma Libros; página 216.

7. Ravindra N, Burstone CJ. Contención y estabilidad en Ortodoncia. Médica Panamericana; páginas 45-47.

8. Graber TM. Ortodoncia: teoría y práctica. 3.ª ed. Interamericana; páginas 226-227, 729.

9. Viazis DA. Cephalometric evaluation of skeletal open and deep bite tendencies. 1992.

10. Bennet CJ, Mc Laughlin RP. Manejo de la mordida profunda con el sistema de aparato preajustado.

11. Timmons LS. Induced change in the anteroposterior relationship of the jaws. Angle Orthodontic 1992; 245-250.

12. Howard AF. A fixed labial / lingual technique for rapid opening. 1991; páginas 606-607.

13. Jackson S, Sandler PJ. Fixed biteplanes for treatment of deep bite. J Clin Orthod 1968; 433-440.

14. Vanarsdall RL, Musich DR. Adult orthodontics diagnosis and treatment in orthodontics: Current principles and techniques. St. Louis: Graber TM and Swain BF, CV Mosby Co, 1985; página 843.

15. Allan TK, Hodgson EW. The use of personality measures as a determinant of patient cooperation in an orthodontic practice. Am J Orthod 1968; 54:433-440.

16. Viazis DA. Atlas de Ortodoncia. Medica Panamericana; página 83.
 

Autor de este artículo: Dr. Esequiel Eduardo Rodríguez Yáñez

Certificado de publicación - Ver ficha personal del autor

Arriba

Ir a versión para imprimir Recomendar este artículo a un conocido Valorar el artículo Opinar sobre el artículo


 Estado del visitante
 Ahora se encuentra
sin identificar


 · Si aún no se registró,
    REGÍSTRESE AQUÍ

 · Si ya lo está y
  dispone de claves,    IDENTIFÍQUESE AQUÍ

 · Si olvidó sus claves,
    RECUÉRDELAS AQUÍ
 
 Información del portal

 Artículos y casos: 1110
 Autores: 199

 Visitantes: 14
 Anónimos: 14
 Registrados: 0


| Aviso legal | Registrarse o cambiar datos | Limitación de responsabilidad |
| Acerca de Geodental | Normas de publicación | Comité editorial | Añadir enlace |
| Recursos en su web | Tarifas | Notas de prensa | Ayuda | Modalidades de usuario |

Geodental Punto Comunicación S.L.
ISSN: 1697-3194

_PAGEGENERATION 0.130 _SECONDS